18.2.10

Ladies & Gentlemen...

Me da mucho regustito poder presentarles a mademoiselle Bay Tyrell. [aplausos]




Soy un poco cuadriculada, por esto y lo otro: 


Santo Tomé -con subidón de amarillo, para qué engañar-.



Ahora ya me podré pasar las horas haciendo fotografías a la buena de la señorita Tyrell aquí, allá y acullá; en la city y en los campos. Aunque lo que más mola, con diferencia, es poder mirarla de soslayo a la vez que ella te mira a ti de la misma manera. Es como un "tú escondes algo, que yo lo sé" a dúodenal.
P.D.: Es un muñeca, sólo una muñeca; no me hija adoptiva. De hecho, ya tiene más de 30. Hala!

8 comentarios:

  1. hey, pero si es la Nancy Selene!! pero en delgada.

    ResponderEliminar
  2. eres una cumplidora del copón, porque lo que tiene es una cabeza del quince!!! pero es nuestra amiga y la aceptamos igual.

    ResponderEliminar
  3. jaja, no me extraña q a las niñas les diera miedo... q melón!!

    ResponderEliminar
  4. jajajaja. es cierto, corresponsal, pero es muuuuuuuuy molona. en serio!

    ResponderEliminar
  5. Ehehehehee! Un momento!!!
    Que yo tenía una Nancy Selene y fui muy feliz con ella...
    (Si no tenemos en cuenta que por las noches le tenía que quitar el medallón ese para que no me diera un susto de muerte dormir con ella)

    ResponderEliminar
  6. la nancy selene tenía un medallón? pero mira que erais modernas.

    ResponderEliminar
  7. Claro que si!!!
    El medallón que hacía que se le iluminaran los ojos de verde fosforito!!!!
    Miedo...

    ResponderEliminar