3.5.10

Nueva marca mundial

Bueno, igual sólo del barrio. O de mi calle, qué importa? He conseguido hacer tres medidas de jabón en lo que me llevaba hacer una. Oh... [Aplausos]

Eso supone mucha valentía, no creáis, que me da mucho miedín trabajar con sosa y hacerlo con la cantidad triplicada me pone, como poco, nerviosa. Pero lo he hecho. Jum.

Bueno, ha sido un jabón en el que tengo muchas esperanzas: jabón de leche de cabra, sí, pero supermineralizado y supervitaminado. Para empezar, el aceite de oliva que utilizo es mega-virgen-extra-oxyaction-for-the-people. Pero, aparte, he usado kefir de leche de cabra y manteca de karité en lugar de la leche y manteca de cacao, que espero que le den más suavidad al resultado final y, también, aceite esencial de bergamota (con su oxyaction, of course), uno de los olores que más me gustan en el mundo, aunque en mi vida haya probado una bergamota.


Y eso. Qué ganas de probarlo! Pero eso no será hasta dentro de un mes, claro. Paciencia.

2 comentarios:

  1. Vale, creo que ha llegado la hora de saber si vendes tu jabones o no!!! a mi no me pongas los dientes largo si luego no puedo catarlos!! Seguro que si los usas te tienes que quedar como Cleopatra o algo así!!!

    ResponderEliminar
  2. jajaja. como Cleopatra no sé, pero gente que los ha estado usando habitualmente me ha dicho que sí que se nota la piel mejor. ya sólo en el momento de lavarte las manos, se nota que te quedan más suaves; pero son jabones naturales... es lo que se esperaba de ellos, no?
    tengo el proyecto de venderlos desde hace tiempo junto con otras cosas, aunque aún no tengo todo preparado para empezar a hacerlo. de todas formas, hasta dentro de un mes, estos jabones que estoy haciendo ahora no se pueden utilizar. ya te iré contando! mil gracias, Aroa!!

    ResponderEliminar