6.1.11

Viejos amigos y regalines

Cada cierto tiempo hago alguna foto a los pavos reales del parque San Francisco, en Oviedo. Me gusta ver cómo van creciendo. Voy pasando las fotografías y pienso: "caray, qué alto está" o "uh, menudo estirón", y una voz alternativa (es que tengo para muchas) me responde: "sí, es que estuvo hace poco griposo en la cama". Lo normal, vaya.



Es cierto que de vez en cuando les hago fotografías, eso sí. Me gusta cuando, alguna vez ha pasado, me los encuentro a la puerta del hotel Reconquista, merodeando por los alrededores de algún mercedes o lo que toque. Son reales, reales. Y pavos, pavos.

Pero lo de los viejos amigos, aparte de por estos tan bonitos, es porque suelo ser un desastre con eso de quedar y organizarme y luego pasa que, como tampoco voy tanto a casa (la paterna -maternapaterna-), me paso gran parte del tiempo dentro de ella y poco fuera. Y así es difícil quedar. 

Pero -pero- a veces hay suerte y te los encuentras de casualidad, saliendo de una tienda o lo que sea. Bueno, de casualidad y porque Oviedo es una ciudad pequeñina. Ina.

Y mola. Y eso. Las viejas amigas. Y los encuentros fortuitos. Snif.

Ahora un par de fotos de unos regalos que espero que gusten a sus nuevos propietarios -"siuncaso"- y otro par de algo que empecé a hacer ayer... bueno, no exactamente, porque algo así ya había hecho antes, pero no de forma tan divertida y profesional (jojo). Usar un bastidor es lo que tiene. Jai. Bueno, eso se queda en un autoregalo. Pero seguiré haciendo cuadros con fondo y libretas con dibujitos. Se admiten pedidos. Ja!





Espero que hayáis tenido muy buen día de Reyes y muchos regalos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario