15.9.11

Cosas que me gustan 017 {takuji hamanaka}

Todas las imágenes son propiedad de Takuji Hamanaka.

Cuando veo este tipo de trabajo tan meticuloso y que se ve que lleva años de preparación detrás, me avergüenzo de mí misma quedo con la boca abierta.

Takuji Hamanaka, el creador de todas estas obras, utiliza la técnica de "woodblocking" o plancha xilográfica; es decir, impresión con tabla de madera. Eso ya nos lo sabemos. Al menos, a mí me tocó practicarlo en el colegio... Jaja, ahora que recuerdo tuvimos que hacer una manualidad que consistía en dibujar y colorear un rey asturiano (¡!) sobre un papel grueso, envejecer el papel y quemar sus bordes -hay que ver cómo le gustaba este efecto a los profes- y, después, pegarlo sobre una tabla de madera que previamente había sido torturada con una gubia. Cómo son los profesores. Pero esto no es woodblocking, vaya. 

La xilografía consiste en tallar una imagen o un texto sobre una tabla de madera con una gubia o un buril, impregnar la superficie de tinta y presionarla contra un soporte -tela, papel, tijera,...-. El amigo Hamanaka utiliza un tipo de papel que se llama Gampi. ¿Por qué lo sé? Porque así lo indica en prácticamente todas sus obras. Está en la web... ¿Aún no la habéis visitado? ¿Estáis leyendo esto en lugar de ir a la fuente? Mal, mal, hay que ir siempre a las fuentes. 

Para quien le suene tan a japonés la palabra gampi como a mí: es un tipo de arbusto que puede llegar a medir 2 metros, de muy lento crecimiento y de difícil cultivo. Un desastre, vaya. Por eso, se utiliza sólo su corteza para sacar las fibras necesarias para hacer el papel quetequeiching de bueno que hacen los japanese -llapanís-, también llamado washi. El washi se puede hacer con otros materiales, pero siempre será finísimo y de gran resistencia. High tech de miles de años, vaya. El origen de la técnica es chino, hay que decir, pero hasta que no pasó por los japanese, no hubo washi del bueno. Ja!



Hay cantidad de gente haciendo cosas muy bonitas con esta técnica. Ahora se utiliza mucho la goma de borrar Milán, de confianza de toda la vida, y otros soportes blandos y fáciles de manipular. Los resultados siguen siendo una pasada, pero supongo que hechos sobre madera se conservan mejor las planchas. 





Un día me van a denunciar por utilizar tantas imágenes de la gente que hablo. Aunque no lo creáis, hago descartes y todo. En fin, es complicado.



Para quien le interese saber más sobre la historia del papel en Japón, este enlace tiene muy buena pinta: Awagami Factory. Ofrecen un workshop para aprender a hacer papel en noviembre. ¡Vayámonos a Japón! Ah, no, que en noviembre no puedo. Recordad: a las fuentes, siempre a las fuentes.

2 comentarios:

  1. Jo me parecen espectaculares,la verdad! Y en España no hay sitios que te enseñen esto?
    Que buena labor de investigadora! Jajaj

    ResponderEliminar
  2. es que me enredo con lo veo/leo y, al final, acabo enterándome un poco y todo. :) mira, para algo tiene que servir, jaja.

    si te refieres al woodblocking, seguro que sí. si te refieres a aprender a hacer este tipo de papel, ya lo veo más complicado...

    ResponderEliminar