12.7.12

Acolchado, pasteles y dedales

Mientras me dejo los dedos acolchando un emparedado (emparedado, sí) de telas demasiado gruesas para mi nivel -ejem-, pienso dónde podré encontrar un dedal con el que me sienta cómoda al coser y no como si tuviera las manitas delicadas de Ironman. Descartados los metálicos desde pequeña (jamás, jamás, jamás he sido capaz de utilizar uno: o eran muy grandes o muy pequeños o, simplemente, incómodos. De todas formas, creo que sólo se aprende a utilizar el dedal correctamente a través de una monja docente y cuando apenas eres un recién nacido; fuera de eso, está complicado). Y los de silicona están bien, pero van y les ponen una placa metálica no redondeada en la punta o, directamente, los hacen tan duros como los metálicos. He visto por internet unos cuantos que tienen buena pinta, así que cualquier día me pongo a probar. Mientras, tengo excusa para que el acolchado no me salga muy allá. :)

Pero también pienso en otras cosas, que es de lo que iba esta entrada, y luego las hago nada más levantarme.


Debería pensar más en lo acolchado que tengo el trasero y en hacer más deporte, también es verdad.

6 comentarios:

  1. Es verdad que lo de los dedales es muy complicado. Y encima, yo nunca sé muy bien qué talla comprarme, ni siquiera probándomelo. Así que lo de comprar por internet descartado. A final lo que hago es irlos alternando, cada vez que uno me empieza a resultar incómodo.
    Me está pasando exactamente lo mismo con un acolchado. Eso me pasa por meter vaquero!
    Y lo de l acolchado trasero y demás, pues digo lo mismo... jejeje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, Montse, es que vaquero es nivel maestría, ja'mía! Lo mío no llega a vaquero, pero es bastante grueso y tupido, así que está complicado, no sé. Afú... Mañana igual voy a ver dedales a una tienda de patchwork; en la mercería ya he visto que no tienen lo que ando buscando. Seguiremos reportando. :D

      Eliminar
  2. En lo de los dedales me temo que no puedo ser de gran ayuda... pero estos estampados me están encantando (como tu blog, ay, y ese sentido del humor estupendo!). ¡Buen verano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por duplicado, Diana! Y buen verano también para ti. :)

      Eliminar