6.9.12

Hay que tener un costurero

Aquí van unas imágenes de un costurero muy sencillo que regalé el otro día a una amiga por tres motivos: porque había dicho que andaba buscando un bastidor pequeño y, como anda mal de tiempo, se lo compré yo; por egoísmo, porque así igual cuela quedar algún día para hacer el bordamoñas las dos en algún lugar; y, por último y sobre todo, porque sí.


Latas así las venden en cualquier tienda de decoración y a un precio más que asequible. Ésta es de CASA. Yo tengo una de tabaco de liar que pone "Fumar puede matar" y da un poco de bajón; pero como no fumo, gracias, no me traumatiza demasiado. No fuméis, no es bueno para nada. O haced lo que os de la gana, pero no es bueno para nada.

Si tuviera una de ésas de Cola-Cao antiguas que tenían margaritas o dibujos geométricos pintados, sería feliz. Cual perdiz.


Abres la lata y ya tienes tu bastidor y uno de esos... ni idea de cómo se llaman, que son como libretas un poco acolchadas para guardar las agujas, alfileres, los hilos o lo que tenga que ser.


Éste lo hice sobre la marcha. Son muy fáciles de hacer, así que si no tenéis uno será porque os parece una moñada, no por otro motivo. La única gracia que tiene éste es que hice una taza rollo patchwork que, aparte, llevaba un contra-aplicado reforzado con un festón. Jaja, qué cosas.

Dejé un par de espacios para meter trozos de tela e hilos y una banda un poco más acolchada para las agujas. Bueno, bueno, bueno, cómo soy.


Y ya está. A mi amiga le gustó, así que estoy contenta. Con un poco de suerte, hasta podemos quedar un día para hacer el bordamoñas. Bueno, ya se verá.

Mientras, me pongo a recordar los típicos puntos que enseñaban en el colegio cuando era pequeña. Había muchos más, pero los que me salen sin pensar son estos -los facilones, claro-. Y ahora me acuerdo del libro "Los renglones torcidos de Dios", de Torcuato Luca de Tena... qué raro. Con poca luz las cosas salen peor, aviso (disculpas, disculpas...). 

Hola, Mleko.


Adiós, Mleko. 

4 comentarios:

  1. Qué regalazo! Bonito, práctico, personalizado, necesitado...
    Por cierto: de dónde viene el nombre de Mleko? Al principio pensaba que era Meko, luego Mieko... Es un nombre bien especial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias! pues Mleko quiere decir "leche" en polaco. estuve pensando llamarlo Lino, también por el color, pero no terminaba de convencerme, así que pillé el traductor de google y nos gustó "mleko". pero, la verdad, cuando decimos su nombre nos comemos la m o la decimos tan suave que parece que se llama "leko". la leche. :)

      Eliminar
  2. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@yahoo.com
    Sandra.

    ResponderEliminar
  3. Vaya regalazo! ya quisiera yo, que tengo un costurero tan cutre que da vergüenza: un cabás de cartón roído por los años y desfondado. Me paso el día recogiendo dedales y bobinas del suelo. Super-práctico, vamos.
    Me admira tu laboriosidad.

    ResponderEliminar